Señora Justicia de Estado, luego de un cordial saludo, me dirijo a usted a través de esta carta abierta para hacerle saber lo agradecido que estoy y felicitarlo al mismo tiempo por sus buenos actos “vis-à-vis” los extranjeros, garantizando así una “justicia equitativa” para todos en su Estado. A decir verdad, me gusta más llamarle “justicia”, solamente “justicia”, porque este nombre me recuerda la esencia de su “ser” que se puede encontrar en la filosofía y teoría aristotélica de la “JUSTICIA” que en palabras resumidas nos dice que “justicia, es dar a cada quien lo que necesita y merece para la plena realización de su ser en acto y potencia”.

Pero, Señora Justicia, desde su matrimonio con el Señor “Estado”, por respeto a vuestra excelencia, hay que llamarle “Señora Justicia de Estado”. ¡Qué lástima! Pero hoy, me presento ante usted para presentar una denuncia contra su esposo, el Señor Estado, que se configura más y más en un Estado discriminatorio, con favoritismo para unos y exclusión y rechazo para otros solo por sus condiciones existenciales y naturales.

Señora justicia, considerando el “informe anual del departamento de estado sobre derechos humanos en república dominicana para el año 2020” ahora que está en las noticias, yo creo que sería un acto de prudencia y sabiduría, en el espíritu del constitucionalismo, en defensa de los derechos fundamentales e individuales, intervenir lo más rápido posible, para frenar la deriva y enderezar el listón, porque, de lo contrario, podría potencialmente hacerle quedar mal y también culpable y responsable de las acciones de su Estado.

Así, en referencia a la resolución 119-21 la doctora Sabet Cruz, en un programa televisivo con Beba Rojas (venezolana) frente al comunicado de Beba Rojas que dice: « el Estado no toma la situación del venezolano como un peso en la espalda sino como una situación humana », afirmó que Venezuela está pasando por una crisis, y que es bueno que el estado una esfuerzo por medio de sus diferentes ministerios, para brindar un marco legal que pueda ayudar a la situación de los hijos de Bolívar, enfatizando, la aceptación de pasaportes aun cuando estén vencidos y que pueden hacer el cambio de estatus y recibir sus visados de estudiantes y trabajadores temporeros sin tener que salir del país.

¡Bravo! Excelente trabajo, […] esperamos que los países de América Latina y el Caribe puedan hacer lo mismo por nuestros hermanos venezolanos.

Pero, si bien es cierto que la hermana República Bolivariana de Venezuela atraviesa una crisis político-económica como usted Señora Justicia de Estado ha reconocido en la palabra de la doctora Sabet Cruz, pero no es menos cierto que la República de Haití, mucho antes que Venezuela, por desgracia de la vida, las malas políticas internas y las implicaciones geopolíticas de la comunidad internacional, está inmerso en una crisis política, económica y social sin precedente en la historia política moderna en las Américas.

Y le conto, Señora Justicia, que es con un sentimiento de tristeza, ligado con una humillación, una decepción y una injusticia del destino de su Estado, que conozco a un hijo de la tierra de la libertad, tierra de Haití que, en marzo del 2020, con un pasaporte con 4 meses de vigencia, no ha podido someter la solicitud de renovación de su residencia y tuvo que esperar hasta Febrero del 2021, en las condiciones difíciles que por naturaleza viven los nacionales haitianos aquí en su Estado, añadido al calvario de la pandemia del COVID-19, para poder renovar su estatus aquí en su Estado.

Una estudiante explicando la situación de los estudiantes haitianos

Señora Justicia de Estado, ésta no es la historia de una sola persona, sino de miles niños sin protección, mujeres embarazadas y vulnerables, trabajadores de construcción explotados, trabajadores agrícolas braceros, aquellos de trabajos arduos que nunca tienen seguro médico, y en especial los estudiantes sin derechos quienes, por años, luchan para poder conseguir un visado de estudiante y tuvieron que invadir en múltiples ocasiones a los consulados para exigir al gobierno de Haití de intervenir para ver en qué medida se puede cambiar este rechazo sistemático al ser haitiano. Ya que, aun siendo estudiantes, tienen que renovar un visado de turista cada año por 300 dólares, pagar chequeo cada 3 meses por 20 dólares de lo contrario, están maltratados y deportados sin remordimiento.

Sin embargo, de acuerdo a las estimaciones del Perfil Migratorio de la República Dominicana, la cifra continúo creciendo hasta llegar a 55,175 estudiantes de Haití en las universidades y escuelas, (Taveras., 2018).Valga la oportunidad, vuestra excelencia, resaltar que según el dato del Banco Central-RD, en 2018, 1.5% de las remesas totales recibidas por RD se originaron en Haití, aproximada­mente US$97.4 millones de un total de US$6,494 millones (BC-RD). No obstante, estos estudiantes viven momentos difíciles a la hora de conseguir o renovar la visa de estudiante, lo que los imposibilita regular su situación migratoria en el país ante la Dirección General de Migración para obtener el estatus de estudiante.

Los estudiantes en el consulado de Haití en Santiago

Señora Justicia de Estado, con todo el respeto que merece vuestra excelencia, quiero recordarle que tiene un deber constitucional por los artículos 25, 38, 39 y 63, por mencionar solo estos, y un deber moral y legal por los diferentes tratados, convenios y acuerdos como la declaración universal de los derechos humanos, la convención americana sobre derechos humanos, por mencionar solo estos, que usted firmó de buena fe y voluntariamente, de ser “justa” con todos “humanos” aquí presentes en su Estado.

En fin, en nombre de la justicia, le ruego, vuestra excelencia, de perdonar mi atrevimiento de creer que puedo recordarle de lo que es meramente su responsabilidad y fundamentalmente su deber constitucional, legal y moral. Pero le pido por favor, vuestra excelencia, de reconsiderar, corregir y cambiar una vez por todas su posición en cuanto a los tratos desproporcionales que reciben los estudiantes haitianos aquí en su Estado, sería lo “justo”. Los estudiantes necesitan el visado de estudiante señora Justicia de Estado, los estudiantes necesitan el visado de estudiante.

Y les recuerdo a todos, hombres, mujeres y jóvenes del cambio, la justicia eleva a las naciones y las violaciones de los derechos humanos hacen miserables a los pueblos. Y creyendo en lo que dice Montesquieu : “No hay tiranía más cruel que la que se ejerce a la sombra de las leyes y con los colores de la justicia”.

¡Viva la Justicia! Mensaje del primer servidor, fiel servidor, a vuestra excelencia, Señora Justicia de Estado.

Tavenky CLERMON

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Check Also

Eske yon moun gen dwa pou l refize pase nan «Allo La Police»

nou souvan wè, gen polisye ak jounalis ki pran plezi nan poze moun sa yo kesyon pou oblije…